Los Mejores


se van los mejores
negados a ser y morar
destapan el frasco de polvo y se van

se van los mejores
ausentes de todo poder
abrazan la luna del amanecer

dejándonos solos
cuidando en los libros su eterno tesoro
de amor e inquietud
que el dios en quien nunca he creído
bendiga su luz

se van los mejores
calmando el dolor de vivir
detienen el curso de andar y escribir

se van los mejores
hinchado de lluvia y amor
se apaga el latido de su corazón

dejándonos solos
cuidando en los libros su eterno tesoro
de amor e inquietud
que el dios en quien nunca he creído
bendiga su luz

se quedan aquí aunque se van
nos queda el vacío y la felicidad

Escribí esta canción para Ángel González. Murió en 2008. Cuando un faro de esas dimensiones se apaga, nos queda esa oscura sensación de orfandad y andamos a tientas, desorientados, temerosos… En los últimos años las luces se han ido apagando a gran velocidad, tanto que casi ya no queda más que un hilillo entristecido de claridad: Haro Tecglen, Montalbán, Saramago, Gelman, Sampedro, Galeano, Rabinovich, Szymborska, Cesaria Évora, Mercedes Sosa, Spinetta, Cohen… y ahora John Berger. De todo, lo peor es el vacío sin forma que nos deja tanta plaza vacante.

Los Mejores fue grabada a dúo con Ismael Serrano en dos ocasiones: Vidas en Vivo y 20 Años Libertad 8.

Anuncios